jueves, 21 de agosto de 2014

JAQUE DE TALAVANTE (Crónica 4ª de abono de la Feria de MÁLAGA)

 

tala

Plaza de Toros de Málaga
Miércoles 20 de agosto / 4ª de abono / Casi lleno
Se lidiaron 6 toros de Victoriano del Rio, desiguales de presentación. Mejores presentados 1º, 3º y 6º. Muy justos 2º y 5º e impresentable por chico y anovillado el 4º. En líneas generales fue una corrida noble pero descastada. Valieron todos menos el primero que se acabó muy pronto y el cuarto que se rajó.

El banderillero malagueño Juan José Trujillo se desmonteró, con música incluida, en el sexto de la tarde.


JAQUE DE TALAVANTE
Por José Daniel Rojo

Anda Talavante mosqueado con algunos de sus compañeros figuras por hacerle el vacío en esta temporada 2014. Antes fue el G-10 y ahora el G-5, el caso es que cada grupito de toreros que se alía, acaba siempre haciendo aguas. No termina de afianzarse el maldito punto G, –taurino, entiéndase por favor-. El torero extremeño cree que alguien obra en su contra, y asimismo lo manifestó hace unos días en su cuenta de twitter, contrariado por los pocos paseíllos que suma a estas altura de la temporada. No le falta razón. Algo similar ocurre con Miguel Ángel Perera, que después de abrir en dos ocasiones la puerta grande en la pasada feria de San Isidro, no ha encontrado la recompensa esperada en número de contratos. Algo sucede, está claro.

Sin embargo, los toreros guardan siempre un as bajo la manga para poner a cada uno en su sitio y ganar batallas que otros promovieron. Cada tarde, con capote, espada y muleta pueden luchar en busca del sitio y trato que verdaderamente merezcan. Y Talavante se tomó la tarde de ayer en Málaga como una cita para reivindicarse. Para luchar, toreando; para hablar, también toreando. Un jaque en toda regla contra todo aquel que, con maniobras sucias de despachos, pretenda quitarle el pan. Así lo piensa Alejandro y así lo presenció el público que llenó los tendidos de La Malagueta casi en su totalidad. Con esa claridad de ideas recibió el torero al tercer toro de la tarde. Un animal que se vino arriba en la muleta y al que construyó una interesante faena donde hubo toreo ceñido, pasándose al toro cerca, buenos naturales, bien también con la diestra y remates muy pintureros. Talavante puso lo que le faltó al toro, porque el animal era un descastado de categoría pero que pareció mejor por las manos que lo mecieron. Unas bernardinas como epílogo  y un cambio de mano extraordinario. Tenía la oreja ganada con fuerza –hubiese sido la más meritoria de la tarde- y la perdió por su desacierto con el verduguillo.

En el sexto decidió empezar el trasteo con la pañosa atornillando las zapatillas sobre el amarillo albero para que pasara el toro con unos estatuarios que, ya de entrada, metieron al público en la faena. El animal, descastado que se dejó, iba rebrincado y el extremeño lo fue metiendo en la muleta  ligando las series sobre todo al natural, por donde pareció sentirse más agusto el torero. Extremadamente elegantes fueron los cambios de mano. Construyó una faena de mas a menos y se le premió con una oreja que resultó algo benévola, pues faltó posiblemente un poco más de rotundidad y pinchó antes de dejar una estocada. En cualquier caso, imagen muy positiva de este Alejandro Talavante y muy alejada de aquel torero cabizbajo de hace unos años.

pereraOtra oreja cortó Miguel Ángel Perera al segundo de la tarde por una faena donde hubo temple y limpieza en el trasteo, pero donde abusó de la mala colocación y por tanto, del pico de la muleta.  Tuvo la virtud Perera de ligar los muletazos para así poder vender mucho mejor al público una faena carente de pureza. Cierto es que por el pitón izquierdo el toro tuvo menos recorrido, pero el torero tampoco lo pasó con la misma decisión que con la derecha. Y para remate, un bajonazo, perpendicular y trasero. Aun así, estas cosas aquí en Málaga se siguen premiando y la oreja fue a parar a sus manos. El segundo toro de su lote, quinto de la tarde, fue otro toro desrazado pero que llegó con motor a la muleta. Estuvo firme Perera ante una embestida muy irregular del toro de Victoriano del Río. Meritoria faena ante un trasteo donde sí consiguió dominar el torero. Se le pidió la oreja y, al menos por esta vez, estuvo acertada Ana María Romero en no concederla. Saludó por tanto desde el tercio.

juliEl Juli pechó con el peor lote de la bobalicona corrida de Victoriano. Su primero prometió grandes cosas en el capote, donde se dejó ver bien a la verónica el madrileño. Pero llegó muerto en vida a la muleta. Es de agradecer que Julián no se andara por la rama y decidiera abreviar. Y el cuarto fue otro animal desrazado que se rajó en cuanto se sintió podido por el torero. A pesar de todo, consiguió dejar unas buenas series de toreo al natural. Con la espada, rematadamente mal.

En cuanto a la corrida que Victoriano del Río mandó para Málaga, no hubo sorpresas. Toritos criados a gusto de estas figuras que exigen el medio toro, cómodo de pitones, noblote, y que no de mucho la lata. Que para las duras ya están los modestos.

TRES QUITES Y UNA FAENA (Crónica 5ª de abono de la Feria de BILBAO)

 

morante
Bilbao 20 Agosto 2014
5ª de la Aste  Nagusia. Tres cuartos largos de plaza.
Toros de Núñez del Cuvillo. Bajos de presentación, varios pitados de salida. Poca casta, blanditos y bobos de nobles. Mejor el 5º y peor el 3º. Feo estilo de todos en el caballo.

Morante de la Puebla: Ovación con leve petición, silencio y oreja
Manzanares: ovación con saludos, ovación y ovación.




TRES QUITES Y UNA FAENA
Por Juan Antonio Franquelo

Siempre he entendido un mano a mano como una competencia, una lucha por quedar mejor que el otro. "Yo, más que tu". Pues no, se lleva ahora el "Yo, menos o igual que tu, no vaya a molestarte". Con decir que no se ha toreado a ninguno de los seis de capa. Que los toros eran hermanitas de la caridad, que si no lo han hecho ha sido por desidia.  En el quinto un buen quite de Morante por verónicas de las suyas, replica de Manzanares por chicuelinas y otra replica de Morante por chicuelinas de manos bajas. Poca cosa para seis toros.

El de la Puebla se encuentra un típico Cuvillo de salida, que no dice nada. Muletazos por bajo muy toreros, le va ganando terreno hasta el centro y algo con la derecha. Mejor con los naturales, algunos lentos y con profundidad. El toro  no transmite y el muy cuco, intercala adornos, que para ese menester es único.  Desprendida y descabello. El tercero que es un jabonero muy musculoso, no le gusta de entrada. Cuatro mantazos para justificar lo que no tiene justificación, le falta raza al toro y ganas al torero. Unas series insulsas con ambas manos y a matar de media y descabello, vuelve con la espada y pinchazos, termina con el verduguillo.

En el quinto la lía gorda con los dos quites y empieza con la muleta muy torero con doblones por bajo sacándolo hacía fuera. Redondos lentos de mano baja, eternos, igual los de pecho. Suena la música muy pronto, buen síntoma y al natural lo borda, sintiéndose. Molinetes y trincherillas de lujo, sigue con sus naturales y olés de categoría. Muy buena estocada arriba y el toro tarda en caer, lo que le quita la segunda oreja. Qué más da, la faena está ahí.

Lo de Manzanares  es muy breve de contar. Tres  faenas casi iguales de destoreo, pico, para fuera y cuentitis. En su primero le pitan por chico, le pitan por torear separado, por no rematar y por engañar a los aficionados. Estocada tendida  de efecto rápido. Después el muy carota, dice que el toro tenía una nube y por eso se salía.... Lo mismo en su segundo, aunque aquí sí da una gran estocada. Quiere mejorar en el sexto y  sintiéndolo mucho a mi no me gusta. Se empeña en matar recibiendo y dos marronazos, se decide al volapié y buena estocada. Hasta el dadivoso Caballero, le critica que debería cargar más la suerte. Ya está todo dicho, la puntilla se la pone el de Albacete.

miércoles, 20 de agosto de 2014

PETARDO MAQUILLADO (Crónica 3ª de abono de la Feria de MÁLAGA)

 

clip_image001

Plaza de Toros de Málaga
Martes 19 de agosto / 3ª de abono / Menos de tres cuartos de entrada
Se lidiaron 6 toros de Miura, mal presentados. Desrazados y flojos en líneas generales. Nobles y sosos pero que valieron 1º y 2º, inválidos 3º y 4º.

ANTONIO FERRERA: tres pinchazos y estocada (Silencio) – Estocada contraria y atravesada (Saludos tras mínima petición) – Estocada contraria (Silencio) – Pinchazo y casi entera pescuecera y atravesada (Silencio) – Estocada caída y atravesada (Silencio) – Cuatro pinchazos y estocada caída (Palmas).


PETARDO MAQUILLADO
Por José Daniel Rojo

Ni pensar quiero en cómo han tenido que ser los días para Antonio Ferrera desde que se vio anunciado en solitario con la corrida de Miura para la Feria de Málaga. No debió ser fácil conciliar el sueño en los días previos. Por todo ello, Ferrera merece mis respetos y por eso mismo cuando finalizó el paseíllo me levanté para aplaudir y obligar a saludar al torero. Ello no implica que no entendiera este cartel desde que se dio a conocer. ¿Qué pintaba Ferrera con seis Miuras en solitario en Málaga? Fundamento ninguno y menos aún sabiendo que había toreros que se habían quedado fuera de la feria. Nos vendían el aliciente de la vuelta a Málaga de los terroríficos Miuras, del ciclo torista… Y mire usted, al final ni una cosa ni la otra. Porque ni Victorino cumplió las expectativas ni los de Zahariche tampoco.

clip_image002Nos quedaba agarrarnos a Ferrera como última opción. Antonio es un torero del que podrá gustar más o menos su concepto de tauromaquia, pero del que nadie puede negar su voluntad por agradar y el espectáculo que trata de ofrecer siempre. Un concepto muy limitado y vulgar, pero que le ha permitido comer del toro; de todo tiene que haber en la viña del Señor. El caso es que ayer en la Malagueta el torero hizo el paseíllo con una desgana nada común en él, o al menos, esa es la impresión que dio desde que recibió a su primer oponente. Se echó en falta la espectacularidad y variedad a la que acostumbra este torero. Unos echarán la culpa a los toros, que también, y otros tendrán el derecho de sentirse “estafados” por un torero que ayer no estuvo ni al cincuenta por ciento y pretendió vender a duros, las cuatro pesetas. Aún así el público aguantó con una paciencia infinita y respetuosa.

De la misma manera que elogio y respeto la valentía de Antonio Ferrera por simplemente anunciarse en este cartel, quiero romper una lanza en favor por aquellos aficionados que apaleados por la crisis han sido capaces de rejuntar unos pocos de euros para poder ir a los toros este año. Cuesta mucho trabajo echar la “peoná” para poder darse uno el capricho de ir a los toros un día. Por tanto, mismo respeto y admiración merece uno y otro. Así posiblemente podamos entender mejor al aficionado que ayer se fue cabreado de la plaza. 

clip_image003Los despropósitos que acontecieron durante la corrida vinieron dados en su mayoría por el comportamiento de los toros. Miuras a los que le faltó un poco de todo: presencia, bravura, fuerzas… El ganadero engañó a Málaga, o posiblemente no, porque ya avisó con que no tenía toros adecuados para esta plaza. Sea como fuere, la corrida llegó a Málaga. Mal por la empresa por comprarla; mal por el presidente por aprobarla y mal por el ganadero por venderla. A todos estos males hay que sumar, por supuesto el de Ferrera, que dejó escapar los dos primeros toros de la tarde, que tuvieron nobleza, cosa rara en Miura, y con los que el torero quedó inédito. Descolocado, entiéndase al hilo del pitón, toreando por la circunferencia y sin ser capaz de plantear faena a dos animales que, sin ser los mejores del mundo, se dejaron y ofrecieron posibilidades y en cambio se fueron hasta el desolladero con las orejas puestas.

El tercero y cuarto fueron dos inválidos que debieron ser devueltos. Pero como aquí todo vale pues no lo tragamos. Y claro, en la muleta, el toro por los suelos, sin recorrido… así trataba de justificarse Ferrera.

En el quinto pretendió el torero levantar los ánimos recibiéndolo con una larga cambiada de rodillas. Ahí quedó la cosa. Y el sexto pretendió Ferrera vendérnoslo como una alimaña, cuando en realidad fue un toro que valió en los primeros tercios y que en la muleta, entre que le acortó el viaje desde el inicio de la faena y le tocó demasiado los engaños, pues acabó estropeándolo.

clip_image004Antonio Ferrera, por no estar bien, no estuvo bien ni con las banderillas. Tampoco es que sea un excelente rehiletero pero, a su manera, es vistoso y espectacular para el gran público. Hoy ni tan siquiera eso. Recibió un repaso de cuatro banderilleros con los que compartió tercios y que estuvieron soberbios: uno de la cuadrilla de Castella, Javier Ambel y los otros de la cuadrilla de Castaño, Fernando Sánchez, Marcos Galán y David Adalid. Con el capote destacó también Marcos Galán, principalmente en el tercero de la tarde, al que durante el tercio de banderillas administró solo tres magníficos capotazos para ponerlo en suerte. Como picadores destacaron Tito Sandoval en el sexto y Dionisio Grilo.

Ahora querrán maquillar la corrida de mil maneras distintas. Entre la gesta del torero y con que no hubo toros justificarán un festejo que ya desde su concepción no tuvo sentido ninguno. Y como cada uno la maquillará a su antojo, yo también me apunto y prefiero maquillar la cara que se le habrá quedado al pobre aficionado después de haber realizado un esfuerzo económico importante comprando una entrada para asistir a una corrida en la que no hubo ni toros ni torero.

UN FIGURÓN Y UN CUENTISTA (Crónica 4ª de abono Feria de BILBAO)

 

MENDOZA(Fotografía: Libertad Rodríguez – burladero.com)


Bilbao 19 Agosto 2014. Tres cuartos de plaza.
Corrida mixta Pablo Hermoso y Enrique Ponce
Pablo lidia el 1º de Bohórquez muy bueno, 3º del Capea bueno y 5º  de Victorino, descastado, parado y sin celo.
Ponce lidia el 2º de Juan Pedro, blando, sin clase y sin raza. 4º de Victorino, típico toro de los años 80 de ese hierro, 6º de Alcurrucén que se lastima, sobrero de Juan Pedro que es una babosa sin casta.

Hermoso de Mendoza: ovación, dos orejas y palmas
Enrique Ponce: ovación, silencio y ovación con aviso incluido.



UN FIGURÓN Y UN CUENTISTA
Por Juan Antonio Franquelo

Antes de empezar la corrida, le dan unas bandejas de obsequio a los toreros por sus 25 años de alternativa y en el tercio le bailan el Aurresku, danza típica vasca.

Grandísimo Pablo Hermoso de  Mendoza con un gran toro de Bohórquez, lo para con Jumillano, otro potro de su hierro, pone un rejón y torea con la banderola con mucha clase. Reaparece Chenel y es el mismo de hace dos años, galopes de costado, recortes en un palmo de terreno, recto hasta el toro con el quiebro en su justo momento. Clava siempre al estribo, sale del embroque con maestría y elegancia. Lo mismo se puede decir de la labor de Viriato, mucho temple, gustándose y poniendo al público en pie. Con Pirata, cortas y a las mismas a dos más. Le gritan que eres la perfección, nunca mejor dicho. Lástima que pinche, pero la faena está ahí y eso no se olvida.

El toro del Capea es de distinta condición, más agresivo, como más exigencia. No pasa nada, Napoleón lo para de maravilla y lo torea con la cola; un solo rejón para dejarlo crudito, nos imaginamos lo que se avecina; la estrella sale a dejarnos alelados con sus hermosinas, balanceos de culata a dos dedos de los pitones, cambios de ritmo, emoción a raudales. Todo esto clavando perfectamente.  Faena larga y que no termine, es un puro goce. Pirata termina con las cortas  a dos manos y rejonazo, el delirio de un figurón.

El Victorino es el toro más soso que se pueda imaginar, parado, sin importarle nada de lo que hacen los caballo. Churumay es el encargado de encelarle, a base de trotes y galopes consigue clavar dos rejones desprendidos. Banderillas con Duende que  con el toro parado y un caballo que no nos gusta, está regular.  Tiene un gesto de figura que le honra, invita a banderillear al sobresaliente Sergio Domínguez, que sale con un espectacular caballo castaño morcillo. Se va muy derechito al toro y cuando creíamos que iba a clavar, le da una impresionante batida, con los pitones a dos dedos de los pechos del caballo. Después clava algo apuradillo arriba, Pablo está muy bien con Dalí, caballo muy flexible. Cortas con Pirata y rejón con descabello. Reconoce Pablo  que el toro ha estado por encima de él algunas veces y que ha sacado la cuadra B, para que toreen todos los caballos. Tres toros muy distintos y tres faenas adecuadas a la condición de cada toro.

Me he extendido con Pablo, pues ha sido muy meritorio todo lo que ha hecho. Ponce ha estado en el Ponce de los últimos años. Hay quien delira con su toreo, pero a mi no me engaña. Que a un chaval de escuela taurina se le permita torear despegado, sin cargar la  suerte y  metiendo pico, pues se le puede pasar. Pero al llamado catedrático del toreo, que haga esas cosas, es que me dan asco. Dos Juanpedritis sin casta, bobos, sin peligro y hacerle esas morisquetas, me ponen enfermo. Al Victorino, toro exigente y que   tenía mucho que torear, pues no ha podido con él. Además, ha matado de bajonazos.

martes, 19 de agosto de 2014

CUESTIÓN DE IDENTIDAD (Crónica 2ª de abono Feria de MÁLAGA)

 

escribano(Fotografías: Santana de Yepes – Mundotoro.com)

Plaza de Toros de Málaga
Lunes 18 de agosto 2014 / 2ª de abono / Tres cuartos de entrada
Se lidiaron 6 toros de Victorino Martín, correctos de presentación y de juego desigual. 1º, 4º y 5º buenos. El resto mansurrones.

EL CID: dos pinchazos y estocada atravesada (Saludos desde el tercio) – Estocada atravesada que hace guardia y tres descabellos (Vuelta al ruedo obligado por la cuadrilla)

JAVIER CASTAÑO: estocada tendida y atravesada (Saludos tras mínima petición) – Estocada (1 oreja)

MANUEL ESCRIBANO: media estocada caída y un descabello (Silencio) – Estocada casi entera (Silencio)

Al finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio en recuerdo a Juan Romero, empresario de la cuadra de picar y padre de los hermanos Romero. 
David Adalid y Fernando Sánchez, ambos de la cuadrilla de Javier Castaño saludaron en sus dos intervenciones.


CUESTIÓN DE IDENTIDAD
Por José Daniel Rojo

Primera corrida del, por segundo año, denominado “Desafío torista”. Málaga se quiere sumar a la moda de las mal llamadas corridas duras, que no son más que otro tipo de festejos donde se lidian reses ajenas al monoencaste dominante Domecq y similares, y al que las figuritas de pitiminí suelen hacerle asco. Nuestra ciudad siempre fue más partidaria de los toreros que de los toros, a pesar de que en décadas pasadas se lidiaran corridas de varios encastes en una misma feria. Eran otros tiempos y entonces las figuras del momento exigían torear lo que reclamaba la afición y lo que, a priori, ofrecía también más posibilidades de triunfo. En la actualidad, el aficionado no tiene voz ni voto y esas corridas de encastes ya minoritarios han quedado para los toreros modestos o para cuando a alguna figura se le antoja hacer una gesta. Lo denominación de “gesta” viene impuesto también por los matadores reinantes, que se ven en la necesidad de catalogar como extraordinario algo que debiera ser lo normal.

Dicho esto, Málaga carece de identidad torista. De nada sirve ponerse moños en estos días previos al desembarco de las figuras  para al final acabar claudicando ante el todo vale cuando los autores de la tauromaquia moderna trencen el paseíllo en el coso del Paseo de Reding. Entre otras cosas porque cuando algo resulta a contra estilo, se evidencia descaradamente. Victorino Martín va pregonando a los cuatro vientos que Málaga reúne todos los condicionantes para convertirse en la Pamplona del siglo XXI. Intuyo que esas declaraciones guardan relación con el carácter festivo de nuestro público, porque en cuanto al toro desde luego que no. En caso contrario no tendría sentido hacer semejantes declaraciones, y mas aún después de ver la corrida que lidió ayer en La Malagueta. Una corrida que, ni en tipo ni en comportamiento, hizo honor a la identidad de casa de la “A” coronada. El encierro no tuvo la casta, el genio, e incluso el peligro o emoción que se esperan de Victorino. Desconozco si la corrida se compró con el billete grande o chico, pero tras lo visto, no era el tipo de corrida para venir a Málaga con el aval de ser la ganadería triunfadora del pasado año.

cidEl Cid continúa en su quiero y no puedo. Ayer hubo atisbos de soñar con la verdadera identidad de este torero y con la recuperación de aquella mano izquierda que nos puso de acuerdo a todos hace unos años, pero parece difícil. Tardó el sevillano en confiarse en la noble y potable embestida del cuarto toro de la tarde. Un animal que siempre fue humillado y al que El Cid enjaretó alguna tanda aceptable por el pitón izquierdo, aunque siempre al hilo del pitón. Desconfianza plena también en el primero de la tarde, un oponente al que años atrás hubiese plantado cara y faena el torero. No se le hicieron bien las cosas al animal durante la lidia y luego acabó acusándolo en la muleta, quedándose corto y pegando un tornillazo al final del muletazo. Pero iba y venía el Victorino y tenía cierta emoción, pero Cid no estaba por la labor y el toro se fue sin torear. Mención aparte merece su cuadrilla, que casi obligó a su torero a dar la vuelta al ruedo al cuarto de la tarde cuando nadie lo pidió. Alcalareño llegó a enfrentarse a un espectador del tendido 1 que se atrevió a recriminar tan repugnante comportamiento.

castañoY hablando de cuadrillas, ¿para cuándo el anunciar a Javier Castaño como a “Castaño y su cuadrilla”? Los hombres de plata del torero salmantino han logrado lo nunca visto, que su matador aumente el número de contratos, –desconozco si también el caché-, gracias a ellos. El ver anunciado a este torero en los toreros implica directamente el mencionar a su cuadrilla. Dan espectáculo, aunque aquello de “cría fama…”, también ayuda. Los banderilleros ponen en pie al público y los picadores, después de hacer su trabajo, van camino del patio de caballos entre los aplausos y vítores del, por momentos, público torista malagueño. Luego Castaño no termina de rubricar la hipérbole actuación de su cuadrilla, como le ocurrió en el segundo de su lote, un toro que tomó tres varas y llegó a la muleta con motor. Se intercalaron pasajes medianamente aceptables, con enganchones, desarmes y desconfianza del torero. El trazo del muletazo al revés, de abajo hacia arriba. Parecía que sí, pero no. Todavía me pregunto qué vio el entendido público torista malacitano para pedir la oreja que la presidenta no tuvo más remedio que conceder. Imagino que será cuestión de identidad. Voluntarioso, no más, con el segundo de la tarde, manso que no se entregó y que salía con la cara alta desentendiéndose de lo que allí ocurría. Faltó en esta ocasión más ataque por parte del torero.

El peor lote fue a parar al nuevo en esta plaza, Manuel Escribano. Su primero reservón, sin peligro, sin raza, sin “ná” . Y un rajado sexto con el que poco pudo hacer. Banderilleó con más voluntad que acierto.

Hoy llegan los Miuras. Seis Miuras para un torero, el extremeño Antonio Ferrera. Un cartel, sin identidad también para Málaga. Bienvenida la gesta, honorable por supuesto. Bienvenidos los Miuras. Pero procuremos avanzar hacia un público merecedor de una plaza de primera, sin faltar a nuestra propia historia, a nuestra identidad.

CON TOROS TOROS, HAY EMOCIÓN (Crónica 3ª de abono de BILBAO)

 

ureñaQuede de manifiesto con esta fotografía lo que es ceñirse con un toro, cargando la suerte y llevándolo metido en la panza de la muleta. El que lo hace, no es una figura, sino uno de los llamados modestos, Paco Ureña, que tiene que ganarse las habichuelas mostrando la verdad del toreo.        (Fotografía: Manu de Alba – mundotoro.com)

Bilbao 18 Agosto de 2014.
3ª de las corridas generales, menos de media plaza.
Toros de Alcurrucén, encastados con matices,  bien presentados sin exagerar, algunos con clase y aplaudidos en el arrastre casi todos.

Paco Ureña: ovación y ovación
Joselito Adame: ovación con leve petición y oreja
Juan del  Álamo: petición y vuelta al ruedo y oreja



CON TOROS TOROS, HAY  EMOCIÓN
Por Juan Antonio Franquelo

Corrida muy exigente, que necesita toreros con los machos muy bien amarrados. Tres toreros de los llamados modestos y con muchos redaños, como pedían esos toros. Prefiero una corrida de estas a diez con figuritas y Domecq.

Ureña es torero de clase y con el primero que tenía mucha movilidad, le costó acoplarse a la embestida. De todas formas estuvo firme y sacó algunos muletazos sueltos de calidad. El entendido público de Bilbao, sabe apreciar la labor y lo ovaciona después de una estocada.
Su segundo  sale muy corretón, nada raro en este encaste. Cuesta llevarlo al caballo, sobre todo por los ocho inútiles que están en el ruedo. Parece que no va a servir y el matador muy decidido le va sacando pases a un toro con casta y que casi lo coge. Mejor al natural que con la derecha, sonando la música. Repite una buena tanda de naturales y buenos los de pecho. Mata de estocada caída, lo avisan y varios descabellos. Ha dejado buena tarjeta de visita.

Joselito Adame es muy mexicano, muy huevón y da muchos tiempos muertos. Algunas verónicas rematadas con una larga. Se pica poco al toro y se desmontera Jarocho por dos excelentes pares. Antes hubo pique entre del Álamo y Adame en quites, los dos por vistosas chicuelinas. Comienza con estatuarios, el toro lento y el torero más. Se va a los medios y enjareta unos redondos largos gustándose. Mejor lo hace al natural, va mejor el toro por ahí. Unas  manoletinas ya con el toro muy apagado. Estocada  trasera y aviso.
Lancea   regular al quinto, se pica muy poco y lo torea por bajo muy despacio, ya en los medios bien en derechazos, dando mucho tiempo entre serie y serie  y eso aburre. Descubre que el buen pitón es el  derecho, pues en el izquierdo es que no pasa. Otras series buenas bajando la mano diestra y la parsimonia. Desprendida trasera y oreja.

Juan del Álamo es el de más clase de los tres. En el tercero se ve poca cosa con la capa, el toro abanto. En la muleta va de menos a más y el torero empieza en las rayas  con doblones por bajo para quitarle las ganas de huir. En los medios se luce con derechazos y redondos dejándole la muleta puesta. Toreo de media distancia y el toro responde, se jalea por el entendido público. El toro se para un poco y los naturales lentos y con el toro humillando, recurre a los adornos y termina de estocada defectuosa de rápido efecto. Se pide con fuerza la oreja y no se la dan.
El sexto es el mejor toro y el de menos peso,  pero  con trapío. Poca cosa en el primer tercio, pero el toro tiene algo que ilusiona. Con la muleta se lo lleva desde tablas al platillo ganándole terreno. Tres series con la derecha que se jalean y toca hasta la música. Prueba por naturales y los consigue de uno en uno que no lucen. Vuelve a la derecha con muletazos largos y bien dados. Remata de estocada desprendida y oreja, aunque se la mereció más en el tercero.

Aquí conseguir una oreja es una odisea, el presidente y el público quieren  las cosas bien hechas. Curiosamente, la música toca por orden del presidente y nunca se escuchan los pasodobles que todos conocemos, son poco conocidos menos Agüero. Torero de la tierra.

lunes, 18 de agosto de 2014

JOAQUÍN GALDÓS SIEMBRA ESPERANZA (Crónica 1ª de abono de MÁLAGA)

 

galdos

Plaza de Toros de Málaga
Domingo 17 de agosto 2014 / 1ª de abono / Tres cuartos de plaza
Se lidiaron 6 novillos de Fuente Rey, bien presentados y de juego desigual. Buenos 1º y 6º, mansos pero manejables 2º, 4º y 5º, complicado el 3º.

FERNANDO REY: dos pinchazos y estocada casi entera perpendicular (Saludos tras aviso) – Dos pinchazos y estocada contraria (Silencio tras dos avisos)

GINÉS MARÍN: estocada caída y cinco descabellos (Saludos desde el tercio) – Pinchazo, pinchazo hondo y un descabello (Saludos tras aviso)

JOAQUÍN GALDÓS: (Debut con picadores) estocada desprendida y delantera (Vuelta por su cuenta) – Estocada (1 oreja)


JOAQUÍN GALDÓS SIEMBRA ESPERANZA
Por José Daniel Rojo

Se inauguraba el abono malacitano –tras los dos certámenes novilleriles celebrados- con un novillada con los castoreño que, sobre el papel, reunía alicientes más que interesantes para el aficionado. Sobre el malagueño Fernando Rey hay muchas ilusiones depositadas para que pueda decir algo en la profesión; Ginés Marín, al margen de estar en el cartel por el paisanaje torero-empresario, ilusiona también como suelen hacerlo un alto porcentaje de los novilleros salidos de escuelas extremeñas; y Joaquín Galdós se ganó el pasado año a pulso este puesto tras alzarse como vencedor del Certamen Internacional organizado por la Escuela Taurina de Málaga.

reySin embargo, el toro, el olvidado para muchos en esta tauromaquia postmoderna , saltó al ruedo y todo parecía condenado al aburrimiento. Fuente Rey, ganadería propiedad de Fermín Bohórquez y con procedencia Domecq vino a demostrar que posiblemente la torifactoría Domecq haya sido el mal endémico de esta tauromaquia contemporánea. Irreprochable presentación de los utreros que sin embargo mansearon descaradamente hasta decir basta, a excepción del primero de la tarde, que sacó fondo y fue aplaudido en el arrastre a pesar de que de Fernando Rey no terminara de tocarle las teclas acertadas. El sexto también se dejó y propició los momentos más destacados de la tarde a cargo del debutante Joaquín Galdós. El peruano afincado en Málaga y aleccionado en la Escuela Taurina de la ciudad demostró una vez más que posee serias cualidades para seguir progresando en la profesión. Saber estar en la plaza, temple exquisito y una inteligencia necesaria para poder estar ante las disminuidas fieras. Comenzó la faena de muleta al sexto de la tarde en el centro de la plaza con una serie de toreo en redondo con ambas rodillas en tierra, para posteriormente ir construyendo una faena en la que hubo muletazos notorios, con profundidad y clase. Por la izquierda se quedaba más corto el oponente y aun así fue capaz de sacar algún natural destacable. El primero de su lote, tercero de la tarde, un sardo de preciosa lámina y el de menos cara de todo el encierro, no se lo puso fácil a Galdós. Animal complicado, rajado y huyendo de la pelea siempre. Éste lo brindó a su profesor Fernando Cámara, haciéndole salir al ruedo sin haber nadie desde el callejón que le indicara que eso no está permitido. Dio una vuelta al ruedo tras petición de oreja por parte de su familia.

ginesGinés Marín sustenta su tauromaquia en el valor, uno de los pilares fundamentales para poder seguir caminando en la difícil profesión. Sin embargo no es el único. Antes de ponerse en el terreno del toro, de colocar la femoral a escasos centímetros de los pitones, incluso que te llegue a rozar, hay que torear. Y para torear hay que dominar. Posiblemente el dominio es lo que le faltó al extremeño en el quinto de la tarde. Al no poder dominar una embestida incómoda del novillo que iba con la cara suelta, decidió meterse entre los pitones para intentar transmitir al público. Alargó innecesariamente sus dos faenas para mostrar voluntad para unos y aburrimiento para otros.

Fernando Rey pechó con un buen novillo, el primero de la tarde, y que no todos vieron. Hasta el propio torero tardó en darse cuenta de la noble condición de su oponente y tal vez por ello construyó una faena de menos a más. El animal sacó fondo y el torremolinense fue confiándose cada vez más con pasajes donde hubo algún natural de categoría. Cuando se percató el novillero, ya era demasiado tarde. Algunos buenos aficionados se dieron cuenta de las condiciones del animal y lo aplaudieron en el arrastre. En el cuarto mostró voluntad, con firmeza, buscando las cercanías también y con algún desplante tirando los trastos al suelo que no resultaron bellos. Volvió a alargar la faena, llegándole a dar un aviso sin entrar a matar aún. Tras fallar reiteradamente con los aceros, vio silenciada su labor.